13-09-2021
Tres razones para realizar injertos de plantas y lograr una mejor producción

SEDIR capacita a productores de la Cuenca del Valle de Nepeña sobre cómo hacer aquel trabajo especializado que exige paciencia y delicadeza

Uniformidad en el cultivo, acelerar el tiempo de producción de la planta y estar acorde con lo que exige el mercado son las tres razones principales para realizar injertos de una planta. El especialista en árboles frutales del Servicio para el Desarrollo e Integración Rural (SEDIR), Miguel Gutiérrez, añade que esa práctica, casi quirúrgica, ayudará a que cualquier especie logre un mejor rendimiento y, a la vez, mayores ingresos económicos para el agricultor. 

El SEDIR capacitó a un grupo de productores de la parte alta de la subcuenca del río Loco, quienes de manera didáctica, aprendieron cómo realizar los injertos de plantas de palto. Se trata de un trabajo que exige paciencia y delicadeza para lograr una operación exitosa que se reflejará en la mejora de la economía que se tendrá en el futuro.



El primer paso es elegir los esquejes (yemas) de la planta adulta que se pretende replicar para luego injertarlos en los patrones (porta injerto). Es importante usar desinfectantes para limpiar las tijeras y cuchillas que se usarán al momento de desarrollar el proceso de injerto. El grosor del esqueje debe ser similar a la del patrón para lograr un corte y encaje perfectos. Luego se amarran ambas partes con una cinta de plástico y la yema se envuelve con otro material llamado parafilm para evitar la pérdida de agua y sequedad de la especie. El éxito del injerto se verá en un par de semanas cuando la planta injertada muestre sus nuevos brotes.

La capacitación se desarrolló en el Centro Experimental Allimuru, ubicado en el caserío de Capan en el distrito de Pamparomás. Los productores, quienes tienen limitaciones tecnológicas para acceder a nuevos conocimientos, también aprendieron a reconocer enfermedades y plagas de las plantas de palto, y cómo prevenirlas o combatirlas.