15-03-2023

Huayco entierra viviendas y genera corte de servicio de agua y luz en Moro en Áncash

Distrito también quedó aislado por rotura de varios tramos de carretera y población teme quedarse sin alimentos

Viviendas inundadas, paredes destruidas, rotura de tuberías de agua y desagüe, corte de fluído eléctrico y varios tramos de carretera inservibles es parte de lo que provocó un huayco la noche del último lunes en el distrito de Moro, región Áncash. Las intensas lluvias generaron la activación de la quebrada denominada "Chumpe", ubicada en la zona de "El Arenal" a la saluda de Moro, que dañó y enterró todo lo que encontró a su paso.


El Servicio para el Desarrollo Integral Rural (SEDIR), institución que brinda soporte técnico a pequeños productores, recorrió varias zonas afectadas y comprobó el daño que generó la naturaleza. Uno de los casos más impactantes fue el de la pareja de ancianos  Mauro Sambrano y Zoraida Ramos, debido a que todos los ambientes de su vivienda literalmente quedaron enterrados.

"No hemos podido hacer nada. Mi cuarto, mi cocina, mi sala, todo se ha llenado de barro. Hemos tenido que romper la pared para que desfogue el agua", cuenta Zoraida Ramos, mientras continúa sacando el lodo de su cocina con una escoba de paja. Zoraida y su esposo Mauro viven en la prolongación de la avenida principal Macash, cerca de la plaza de armas, donde se puede ver cómo decenas de vecinos usan baldes y palanas para limpiar sus casas.



Unos metros más arriba vive Teresa Pinto, de 83 años, quien a duras penas trató de evitar que el huayco ingrese a su casa, pero sin éxito. "Como morina de nacimiento puedo decirle que nunca antes había pasado algo similar. 'El Chumpe' (la quebrada) ha sido muy fuerte. Todas mis plantas de palta, mango y lúcuna están enterradas con barro", comenta. Teresa Pinto sobrevivía con la venta de sus frutas, pero el huayco la dejó sin nada.




MÁS DESTRUCCIÓN

Ya camino hasta Nuevo Moro encontramos a Luis Laborio Osorio quien literalmente se quedó en la calle: el huayco destruyó su vivienda de madera y esteras. Apenas pudo rescatar unas cuantas ollas, un colchón y partes de su cama. "Yo no puede hacer nada. Me he quedado en la calle. Ojalá nos puedan ayudar", señala Luis Laborio sin poder contener el llanto. El huayco también se llevó los 600 soles que había ganado como jornalero en diferentes oficios.

También se puede ver como la fuerza del agua ha roto varios tramos de asfalto y ha dejado expuestos tuberías de agua y desagüe. Además, bajo tierra han quedado autos, camionetas y motos lineales. Todos perdieron algo durante la noche del lunes 13  y la madrugada del martes 14 de agosto.

"Toda mi casa se ha inundado, pero felizmente toda mi familia se encuentra bien. Yo he perdido 300 jabas de palta, pero hay gente que está peor y no tiene donde vivir", comenta Maribel Carrasco, también de Nuevo Moro.

También hay decenas de hectáreas de cultivos de palto y mango que se perdieron por culpa del huayco.




INCOMUNICADOS

El distrito de Moro se encuentra aislado. Varios tramos que lo conectan con la zona de San Jacinto, Chimbote y el país están destruidos. Nadie puede pasar en ningún tipo de vehículos. La gente camina durante más de 2 horas para llegar a San Jacinto (distrito de Nepeña) y de ahí hacer transbordo a la ciudad de Chimbote o Lima. Además, el servicio de telefonía e Internet es deficiente lo que genera más aislamiento del distrito.

Ahora la situación que preocupa más a los Morinos es el desabastecimiento de alimentos. Ya no solo se podrían quedar aislados e incomunicados, sino, sin comida. Es urgentes habilitación de la carretera.